viernes, 24 de enero de 2014

Cuídate!! Los cuatro consejos de belleza que cambiarán tu vida


Sobre todo, mucha hidratación: 
Podemos llenar nuestro neceser con sérums, contornos de ojos, cremas hidratantes, o hacer tratamientos en centros de belleza, pero el producto básico para una piel sana y bonita es el agua. Así que, recordad beber al menos 2 litros de agua al día. Si sois de las que os cuesta beber agua entre comidas, intentad aficionaros a las infusiones o echad agua a vuestros zumos caseros.









Mimad el contorno de los ojos: 
Todas sabemos que la zona del contorno de los ojos es muy sensible. Por eso, aplicamos cremas específicas para esa parte del rostro, y lo hacemos "a toquecitos" para que el producto penetre en la zona sin dañarla. 
Entonces ¿por qué estiráis la piel del rabillo del ojo cada vez que lo delineáis? La repetición de ese gesto, tan aparentemente inofensivo y que nos facilita ponernos el eye liner, acabará provocando nuevas arrugas y daños en el contorno del ojo. 
Actualmente hay muchos tipos de delineadores: el clásico con pincelito, como el de By The Face; en forma de rotulador biselado, como el Mega Liner de Bourjois; o los de gel como el de L'Oréal Paris. Solo tenéis que encontrar el que os resulte más fácil de aplicar, y así dejar de estirar la piel del ojo.
                  
Echad mano de los correctores: 
Son los "salvadías". Nos salvan de las ojeras tras una noche en vela, de los granitos y rojeces que aparecen cuando menos lo esperamos...
Es un producto en el que vale la pena invertir un poco, por eso os recomendamos los de MAC.
Tienen una gama de tipos y tonalidades muy amplia que se adaptan los 79 tonos de piel que existen en el mundo, además las maquilladoras de las tiendas os ayudarán a encontrar el que mejor se adapte a vosotras.
Un ultimo consejo al respecto: el corrector verde, que utilizamos para camuflar las rojeces, nunca debe aplicarse directamente sobre el rostro.
Poneos un poco en la mano y mezclarlo con corrector beige o base de maquillaje, después ya os lo podéis poner. El resultado es mucho mejor.


No abuséis de exfoliantes y mascarillas:
No importa lo que ponga en el envase, quedaós con esta regla: exfoliante máximo una vez al mes, y mascarilla dos. Los productos con scrub, como Tensoderm Scrub (de venta solo en farmacias) o la crema exfoliante suave de Clarins, son muy útiles para limpiar la piel en profundidad, pero a la vez que se llevan las células muertas también se llevan las "vivas", por lo que un exceso de limpiezas con scrub puede ser dañino. 
El uso semanal de mascarillas hidratantes, como HydraComplete de Estée Laurel, o regeneradoras, como la de Aloe de The Body shop, no presenta problemas de salud en la piel, pero sí en nuestro bolsillo. Los activos de las mascarillas no son de efecto inmediato, de hecho tardan mínimo siete días en penetrar en la capa superficial de la dermis; y después necesitan otros siete días para asentarse. Así, la aplicación semanal de estos productos es innecesaria, basta con usarlos dos veces al mes. 



















No hay comentarios:

Publicar un comentario